Cómo entender una etiqueta nutricional

Categoría de nivel principal o raíz: Noticias Categoría: Información General Publicado: Lunes, 31 Octubre 2016 15:19 Visto: 433

De acuerdo a  la nutrióloga del Instituto de Nutrición y Salud Kellogg´s  (INSK), Tania Aguilar López, no sólo se trata de ver qué tantas calorías tiene un alimento, sino también de aprender a escoger el mejor producto para una mejor nutrición. A continuación, se explican los conceptos más comunes que se identifican en las etiquetas:

1. Porciones: en una tabla nutrimental lo primero que debe identificarse es el tamaño de la porción y el número de porciones por envase. Esto es especialmente importante ya que algunos productos pueden contener en un mismo envase varias porciones. Por ejemplo, si un producto señala que tiene 4 porciones por envase y finalmente se come o bebe todo lo del envase, significa que tanto las calorías como la cantidad de nutrimentos que aporta se deberá multiplicar por 4.

2. Contenido energético: se expresa en kilocalorías o en kilojoules. La unidad más utilizada es la de las kilocalorías (kcal), por lo que son en éstas en las que nos debemos fijar. Las kcal nos señalan la cantidad de energía que proviene de los carbohidratos, proteínas y grasas contenidas en el alimento. Un producto se considera bajo en calorías cuando aporta menos de 40 kcal por porción de 30 gramos o más.

3. Proteínas: ayudan a conocer la cantidad de proteínas que contiene un alimento. Se expresa en gramos.

4. Grasas: algunos productos pueden solamente incluir grasa total, aunque otros pueden desglosarla en grasa saturada, grasa monoinsaturada y grasa poliinsaturada. Todo se expresa en gramos y nos ayuda a saber no solo la cantidad de grasa, sino el tipo de grasa que tiene un alimento.

5. Colesterol: a pesar de ser un tipo de grasa, el colesterol siempre se encontrará señalado en las tablas nutrimentales. Es importante señalar que el colesterol solo se encuentra en alimentos de origen animal y en alimentos que utilizan leche o huevo en su preparación.

6. Carbohidratos disponibles: son los carbohidratos que el cuerpo puede utilizar como energía. Estos carbohidratos pueden encontrarse naturalmente en el alimento o pueden ser añadidos como parte de la preparación. Aquí se toman en cuenta almidones y azúcares como la sacarosa, la glucosa, la fructosa y la lactosa. En este caso la fibra no forma parte del contenido de alimentos disponibles.

7. Fibra: indica la cantidad de fibra que tiene un alimento, la fibra dietética representa el total, mientras que también se puede desglosar en fibra soluble y fibra insoluble. Se considera que un alimento es buena fuente de fibra cuando aporta al menos 2.5 g de fibra por porción. 

8. Sodio: es un componente de la sal común, y forma también parte de muchos alimentos, aunque también puede ser utilizado como conservador. Puede encontrarse en alimentos que no se perciban como saldados por lo que es importante leer el contenido de sodio de un alimento. Se considera un alimento bajo en sodio cuando aporta menos de 140 mg de sodio por porción. 

9. Vitaminas y Minerales: generalmente se expresan en porcentajes de los Valores Nutrimentales de Referencia (VNR), los cuales sirven como guía para valorar la ingestión de nutrimentos de la población sana. Por ejemplo: Hierro 15% significa que una porción del alimento aporta el 15% del total de hierro que se requiere al día.

10. GDA: son guías nutrimentales que se encuentran al frente de los productos y que nos ayudan a ver fácil y rápidamente la información nutrimental. En ella se indica el tamaño de la porción, calorías, grasa saturada, azúcares y sodio. Puede encontrarse desde una sola hasta las cuatro. También nos indican a manera de porcentaje la cantidad de cada uno de los nutrimentos que el alimento aporta con base en una dieta de 2000 kilocalorías. 

Aprender a leer una tabla nutrimental  ayuda a conocer más sobre los productos que se consumen y a tomar mejores decisiones para cuidar la salud. Es muy fácil una vez que se entiende cada uno de los conceptos, e incluso se puede comparar entre productos para finalmente optar por el más conveniente  en términos de nutrición. Redacción MD