Entre una y dos personas de cada diez es portadora de una bacteria potencialmente letal

Categoría de nivel principal o raíz: Noticias Categoría: Información General Publicado: Lunes, 31 Octubre 2016 15:19 Visto: 349

La enfermedad meningococócica invasiva puede matar en menos de 24 horas o causar severas discapacidades permanentes.

La meningitis y la septicemia (envenenamiento de la sangre) son causadas por la misma bacteria y a menudo se dan juntas. Una de las principales dificultades para su rápida detección y tratamiento es que sus síntomas iniciales pueden confundirse con los de otras infecciones, como la gripe. 

La enfermedad puede ocurrir a toda edad, pero 40 a 50% de los casos suceden en menores de 5 años, y entre éstos el mayor impacto se da en lactantes y menores del año de edad. Los adolescentes son la población con más alta tasa de portación: hasta el 40 % de ellos pueden alojar la bacteria en su cavidad nasofaríngea y, a pesar de estar sanos, son capaces de transmitirla. La N. meningiditis sólo infecta al ser humano, no hay reservorios animales. 

La EMI debe considerarse siempre una urgencia médica y demanda asistencia inmediata. 

Los síntomas más frecuentes en los lactantes y bebés de hasta un año son fiebre alta (a veces, con manos y pies fríos); falta de apetito y vómitos; inquietud, rechazo a ser alzado en brazos; piel fláccida y baja respuesta a los estímulos; fontanela hundida; respiración rápida; llanto inusual con quejidos; manchas rojas en la piel; cuello duro; rechazo a la luz; convulsiones. En jóvenes y adultos, los síntomas que se agregan son dolor muscular severo; debilidad y dificultad para moverse; confusión e irritabilidad y severo dolor de cabeza.

Un indicador de la gravedad del cuadro es la llamada “Prueba del Vaso”. Se puede aplicar en casos de que aparezcan manchas rojas (llamadas petequias) diseminadas en distintos lugares del cuerpo. La prueba consiste presionar un vaso transparente sobre las manchas. Si éstas no desaparecen frente a la presión, hay que buscar ayuda médica inmediata. 

Aproximadamente el 10 por ciento de la población es portadora de la bacteria y puede diseminarla a través de gotas (secreciones orales facilitadas por contacto estrecho y prolongado). Es una enfermedad relativamente inusual que puede ser sin embargo absolutamente devastadora. 

Es que, a diferencia de infecciones como, por ejemplo, la tuberculosis, que produce dos millones de nuevos casos anuales en el mundo, la EMI alcanza 500.000 mil notificaciones anuales, pero fallecen entre el 10 y 20% de los tratados, aunque la mortalidad puede aumentar al 50% en casos de  meningococcemia. Entre los sobrevivientes, hasta 2 de cada 10 pueden quedar con sordera, daño cerebral permanente,  amputación de extremidades y otras secuelas. La mayor frecuencia de la enfermedad se registra en el África subsahariana, en el llamado “cinturón de la meningitis”, que va desde Senegal al oeste hasta Etiopía al este.

La EMI causa 50 mil muertes anuales en todo el mundo. En América Latina, donde se producen unos 10.000 nuevos casos cada año, muere una de cada cinco personas que la contrae. "Pocas enfermedades tienen tanto poder para causar pánico en la población como la enfermedad meningocóccica”, comenta el doctor Marco Safadi, Profesor de Infectología Pediátrica de la Facultad de Medicina de la Santa Casa de Sao Paulo, Brasil y miembro del comité consultor de 24 horas. Juntos contra la enfermedad meningocócica. "Esto es principalmente debido a su naturaleza potencialmente epidémica. El inicio rápido y las altas tasas de letalidad (10 a 20 por ciento) y de morbilidad aumentan su impacto sanitario y económico. Hasta un 20 por ciento de los sobrevivientes de la enfermedad meningocóccica desarrollan incapacidades permanentes como sordera, déficit neurológico o amputación de miembros. Esto se suma a las consecuencias económicas de un brote a largo plazo”. 

La N. meningitidis tiene 12 serogrupos. Es una bacteria capaz de mutar, multiplicarse y evadir ágilmente las defensas inmunitarias humanas. En los últimos años han ocurrido cambios en la epidemiología y circulación de determinados serogrupos causantes de EMI, como el W135, que han impactado en América Latina, especialmente en Argentina, Brasil, Chile y Uruguay. Así, a partir de 2000, el serogrupo W 135, que no había representado una amenaza grave, se convirtió sin embargo en una cepa mucho más agresiva.

“En las Américas, durante 2011 e inicios de 2012, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Estados Unidos, México, Uruguay y Venezuela reportaron casos de meningitis meningocócica. En algunas situaciones, como la de Bolivia, llamó la atención que se detectara en un área donde no se registraban casos hacía 10 años” comenta el doctor Hernando Villamizar, ex presidente de la Asociación Latinoamericana de Pediatría (ALAPE) y miembro del comité consultor de 24 horas. Juntos contra la enfermedad meningocócica.

La mayor proporción de estos casos fueron causados por los serogrupos B y C aunque la proporción originada por el serogrupo W-135 va en aumento. En Brasil, la inmunización contra el serogrupo C fue incluida en el sistema de vacunación rutinaria, luego de un brote por este serogrupo en 2009. En Chile, la vacuna cuadrivalente conjugada está indicada a partir de los 9 meses de edad hasta los 5 años luego del brote registrado en el año 2012. 

Para el diagnóstico, se realiza una punción lumbar del líquido céfaloraquídeo. En la actualidad, es posible establecer con mayor claridad y rapidez el diagnóstico mediante técnicas de Reacción en Cadena de Polimerasa (PCR, por su sigla en inglés) por la tipificación del serogrupo causante de la enfermedad, para decidir qué antibiótico debe recibir el paciente. La incorporación de la PCR mejoró la detección y el tratamiento de la infección, aunque en los últimos años se están produciendo casos de resistencia bacteriana a los antibióticos utilizados para combatirla. 

Por otra parte, es una enfermedad muy onerosa para los sistemas de salud: los costos por paciente en período de enfermedad endémica oscilan entre los 4.500 y 6.000 dólares, en tanto durante un brote pueden trepar a 16.000 dólares por paciente.

La única manera posible de prevenir la EMI es a través de la vacunación. Existen  vacunas conjugada contra el serogrupo C, serogrupo A y la tetravalente conjugada que protege contra los serogrupos A, C, W 135 e Y, que puede aplicarse a partir de los 9 meses de edad y hasta los 55 años. Las vacunas conjugadas reducen la carga bacteriana y ayudan así a la protección o inmunidad de rebaño. A diferencia de las vacunas polisacáridas, las conjugadas confieren además protección de larga duración.  Redacción MD

Fuentes:

________________________________________

[1] Organización Mundial de la Salud. Centro de Prensa. Meningitis meningocócica. Nota descriptiva N 141. Noviembre de 2012.

[2]  Meningitis Research Foundation  http://www.meningitis.org/

[3]  Organización Mundial de la Salud. Centro de Prensa. Meningitis meningocócica. Nota descriptiva N 141. Noviembre de 2012.

[4]  http://www.meningitis-trust.org/

[5] http://www.meningitis-trust.org/

[6] http://www.meningitis-trust.org/

[7] http://www.meningitis-trust.org/

[8] Organización Mundial de la Salud. Centro de Prensa. Meningitis meningocócica. Nota descriptiva N 141. Noviembre de 2012.

[9]  Acta Regional sobre el Meningococo de 2012, Primer Simposio, PAO, Sabin Vaccine Institute, Resumen Ejecutivo

[10]  Rev Chilena Infectol 2012; 29 (6): 587-594 Enfermedad Meningocócica siempre presente, Cambios en los serogrupos en el Cono Sur Lopez Eduardo Luis, Debbag, Roberto.

[11] Alerta Epidemiológica Meningitis meningocócica (Fiebre cerebroespinal) 24 de abril 2012 http://new.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=17444&Itemid=

[12] Alerta Epidemiológica Meningitis meningocócica (Fiebre cerebroespinal) 24 de abril 2012 http://new.paho.org/hq/index.php?option=com_docman&task=doc_view&gid=17444&Itemid=

[13] Acta Regional sobre el Meningococo de 2012, Primer Simposio, PAO, Sabin Vaccine Institute, Resumen Ejecutivo

[14] Acta Regional sobre el Meningococo de 2012, Primer Simposio, PAO, Sabin Vaccine Institute, Resumen Ejecutivo

[15] Rev Chilena Infectol 2012; 29 (6): 587-594 Enfermedad Meningocócica siempre presente, Cambios en los serogrupos en el Cono Sur Lopez Eduardo Luis, Debbag, Roberto.